Proyecto Educativo

La Casita Rosario - Primer Propuesta de Educación Libre de la Ciudad


La Casita Rosario es un espacio de aprendizaje familiar, un centro de recursos para familias interesadas en acompañar a los niños en sus procesos de desarrollo en la etapa de crianza, así como en profundizar en el autoconocimiento y desarrollo individual que el acercamiento a la infancia exige y hace propicio.


La Casita invita a los padres a ser partícipes observadores del crecimiento de sus niños, ofreciendo un espacio para los adultos y exigiendo sin excepción que acompañen durante el “proceso de adaptación” de los niños el cual puede durar desde los dos meses hasta inclusive un año o más dependiendo del niñ@. Después de este proceso, los padres pueden salir del espacio y volver a entrar como deseen.
Metodológicamente partimos de la no directividad en las propuestas. Confiamos en que los niños tienen una sabiduría interna que los guía, los orienta en la dirección que les es necesaria para adquirir los aprendizajes a través de las distintas vivencias. Ofrecemos distintos tipos de espacios y materiales para que ellos libremente puedan elegir por donde transitar. Facilitamos sus propias conquistas, su autonomía, dándoles herramientas para que ellos mismos puedan resolver cada situación con la que se encuentren.


Consideramos que cada niño tiene necesidades específicas y un ritmo propio, individual, de aprendizaje, lo que implica un acompañamiento ajustado a cada uno de ellos. Ponemos énfasis en el acompañamiento emocional, tanto de los niños como de las familias, dando lugar a todas las emociones que aparecen, y transitándolas desde la calma y el silencio.



A partir del encuentro con los niños, facilitamos, propiciamos y acompañamos el encuentro con nuestra propia identidad, el autoconocimiento. Con este fin, ofrecemos, además, un espacio de acompañamiento a la crianza, talleres de investigación, búsqueda y reflexión. La Casita da cita a reconocidas y experimentadas figuras del ámbito de las alternativas educativas, del acompañamiento a la infancia, y a los procesos de desarrollo personal.

Nuestra mirada es integral, ya que creemos en la noción de Unidad, y así como no es posible separar la libertad de los límites, y el amor del respeto, no existe verdadero respeto al desarrollo individual de un niño, ni al de un adulto, sin el respeto hacia las demás formas de vida que nos rodean, sin el cuidado por nuestro propio bienestar, tanto físico como emocional. Implementamos prácticas de cuidado hacia la Naturaleza. También cuidamos de nuestra alimentación ofreciendo a nuestros niños una dieta equilibrada, casi vegetariana, basada en los principios de la macrobiótica.

La Casita funciona con la periodicidad de un Jardín de Infantes todas las mañanas, acogiendo a niños de 2 a 4 años de edad. Por las tardes, propone ámbitos de acompañamiento y reflexión para la familia.
 

2 comentarios: